¡Esta casa es una ruina!

Las casas deberían ser como los electrodomésticos, que tengan una vida útil y al cabo de un tiempo renovar y a estrenar otra.

¡Nuestra casa es una ruina! Ha caído una especie de maldición sobre ella, ¡se ha roto, estropeado y “descaujaringao” todo a la vez!

Durante las Navidades me quedé sin nevera, y a cuenta de que eran malas fechas, la pieza había que pedirla a la casa y demás milongas, llevo sin nevera 15 días. Uno no sabe lo imprescindibles que son algunas cosas hasta que no las tiene. ¡Eso sí! he desarrollado mi imaginación culinaria para poder alimentar a toda la prole sin los alimentos básicos. Ahora valoro más al frigorífico, y cuando venga prometo que le voy a dar un gran abrazo.

DSC_0027

Mientras venía y no venía, se me vinieron abajo tres persianas al ir a subirlas. ¡No una, sino tres! y mientras resoplaba enfurecida al compás del  fuerte viento que hizo, los dos tiramos abajo la bonita farola del jardín y murió.

 

 

Al mismo tiempo la lámpara de un cuarto empezó a hacer cortos y el foco del pasillo dejó de funcionar.  Se filtraron humedades, y el techo se llenó de moho. La cisterna del cuarto de baño pierde agua y yo intentando ir de “ñapas”, la estropeé aún más. Baño fuera de servicio.

Baño-Ruina

 

Alguien, misterios sin resolver, en los que nunca aparece el culpable (pero esto da para otra historia) se dedicó a pintar por distintas zonas de la casa el papel pintado de la pared y de paso arrancarlo. Y ahí me ves, con la cola pegando, con la lejía quitando el moho e intentando arreglar los desperfectos eléctricos. Hasta que el marido me dijo:

– Que vayas poniendo parches con tus siliconas y mejunjes, vale. Pero que vayas de electricista, por ahí no paso.

A lo que los niños le dieron la razón y dijeron:

-Sí mamá, mejor llama a un “arreglador”.

DSC_0032

Mientras volvía del cole con todos los niños haciendo jaleo en el coche, pensaba en la probabilidad de que alguien hubiese practicado magia negra en nuestra casa y…¡¡¡ ¡zaca!!! Me cargué el muro de fuera y cómo no, el coche. ¡Te prometo que tuve ganas de llorar!

 

 

Así que me hice autoterapia, jajaja, ésto lo suelo hacer muchas veces y la verdad es que me viene muy bien para dar la importancia justa a las cosas.

Después de psicoanalizarme, opté por ponerme una venda en los ojos y disfrutar.

Me río de las revistas de decoración, cuando ponen: “Casas para vivirlas”. ¡Venga ya! Una casa con sillones claros impecables, alfombra blanca sin una mancha, 200 cojines milimétricamente organizados encima del sillón… ¡Ahí no vive nadie! O se sientan en el suelo y no comen pizza en el salón, porque si no, no me lo explico.

Yo quiero una casa llena de gente, que use las cosas y que de usarlas se rompan. Quiero niños corriendo por casa, que me rallen con sus puñeteros zapatitos de goma el parqué, y resignarme a rascar con las uñas  los pegotes y estropearme la manicura.

Quiero neveras que se fastidien de tanto abrirlas, porque hay comida de sobra para poder invitar a todo el que llegue de imprevisto. Una vez alguien me dijo que un amigo de verdad es aquel que cuando va a tu casa, entra en la cocina y abre la nevera sin preguntar. Pues quiero amigos.

Amigas que vengan a casa y me machaquen con sus tacones de aguja el parqué. Nunca diré quién fue.

Me niego a instalar en casa ese “japonismo” de descalzar a los invitados antes de entrar. ¡Si quieren enseñar los pinreles qué sea por comodidad!

Me gustan mis sillones a lamparones, porque cada lunar es un festín en el salón.

El moho no me gusta nada.

Y me gustan mis paredes a “gotelé”, porque ahí dejan su moco o lo que tengan en ese momento en el dedo. Me gustan mis estropicios eléctricos, porque esta casa es luminosa, aunque a veces salten chispas.

Cuido mi casa y procuro tenerla bonita pero me gustan sus surcos, señal de que aquí hay vida.

Quiero un hogar, no una casa piloto.

¡¡¡Pero el arreglador que venga ya!!!!

Aquí os dejo un vídeo súper corto de mis “ñapas”. Veréis como doy un aire “vintage” a los objetos viejos de metal. ¡Quedan genial!

 

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Que chula la entrada, la verdad es que cuando algo se estropea tiende a estropearse todo a la vez. A nosotros también nos han salido humedades alrededor de algunas ventanas, ¿como lo solucionaste? Un besito

    Me gusta

    1. Ishaces dice:

      Todo, todo a la vez. Pues de las humedades nos dijeron q era condensación. Dentro hace calor y fuera frío y hace el mismo efecto q cuando se empaña el cristal del coche. La solución. Quitar el moho con lejía, luego darle con un fungicida, lo venden el leroy merlín. Después echar un fijador y pintar con una pintura plástica o especial para ello y por lo visto aguanta años. La verdad todavía no lo he hecho. Lo he dejado para el próximo mes. Ya no me daba el presupuesto con tanto desperfecto.

      Le gusta a 1 persona

  2. Adriana dice:

    Isa!! Soy Adriana de Tenerife!! Es la primera vez que me lanzo a comentar algo en internet, pero tu blog merece el salto. Me declaro enamorada de tu blog y tu forma de pensar. Tienes una seguidora más por tu forma de afrontar el día a día. Me encantan las personas como tú que no mostráis una pose, sino la vida real con muchas sonrisas, mucho contenido y pintalabios. Que tengas muchísima éxito!!

    Me gusta

    1. Ishaces dice:

      Hola Adriana!!!
      Muchas gracias, tú si que eres encantadora!
      Un beso muy grande.

      Me gusta

Cuéntame qué te parece...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s